Norepinefrina

Micorazónlatemásrápido.

EstásenelpulsoEstásenelfuego.

Ritmoeincendiodentroyfuera.

Nuncahemosbailadoenestemundopero,
norepinefrina,

cuandoestáscerca.

Cuandoestás

lejos,

nore-pine-frina.

La conexión no cambia sustancialmente,
solo la forma.

Nos advierte la distancia
funcional
.

SeguiremosderribandoeltiempoConfluiremos.

Micorazónlatemásrápidocadavezquenohayvezquenolatamásrápido
estéscercaolejos.

Norepinefrina

Ciclo

Recurrir,
re-ocurrir.

No lo hacemos por la paga,

ser
es completamente gratuito
y está
libre de impuestos.

Ya no nos existe el amor capital.

No es por la costumbre,
ni la rutina,

(estarán demasiado ocupadas entorpeciéndose

a sí
mismas

para aportarle emoción
al viaje…)

es por la felicidad.

Re-ocurrimos

con la libertad dentro y fuera

La música

es

nuestra!

Re-ocurrimos
como el agua,
re-ciclándolo todo…

Re-refrescando
el “vive el chispeante mundo…”

Estamos
re-diciendo
todas las cosas

que todas las palabras
ya no están

diciendo.

Sí,
lo confieso
es “tan duro de vivir como exaltante”,
pero
sin deber,
sin temor,
sin tiempo,
sin prisa,
sin aburrimiento,

vamos aligerando el peso
de esta inlevedable soportad del ser.

Lo confieso,
va siendo más exaltante…

Re-conocer
la fuerza
de la cascada interior,

el asombro
de la espuma sobre cada ola
cabalgando el corazón,

la belleza
del aguacero en la lluvia de tus manos.

Re-nacemos.

Re-decidimos
ir siendo.

No lo hacemos por la paga,

aunque sería bueno…

Pero el capital
se quedó sin fondos (y sin formas),
se ha autosobregirado,

por imbécil!

se ha declarado
en banca
rota,
en secreto.

No puede
pagar
ni a-pagar
la

Re-evolución de las especies.

Ciclo

Tú!

Hacia la postoccidentalidad señalan
los vientos,

allá estamos iendo
con el Para…, Para…, Paradise
en el pulso,

de nuestro ritmo.

Al nuevo sur,
a la inmortalidad,
a la existencia,
al lugar,

al huracán,

a todos los terremotos,
a todos…!

A la confluencia,
a la colisión de los espíritus
a nosotrs misms,
amantes de nosotrs misms,

al agua sedienta de todos los
azules y los
rojos:

a los profundos, los corazones;

a los hiperoceánicos, a la electricidad fluyendo a través de nuestras soul sisters;
y a la ola
que busca en la playa,

la resurrección.

Al nuevo sur,
a la felicidad,

a la libertad que también se va pintando en las paredes…

a la exaltación,
a todo!

Contra el miedo,
rebatido con rebeldía
cada vez que el sol se levanta.

Contra el deber,
con el cinismo más tierno,

con la desobediencia capital
más sin-vergüenza
y honesta

que podemos ir siendo.

Contra el tiempo,
ese que “corre
porque es 1 cobarde”.

Contra el lenguaje,
contra la contracontracultura,
que es prestada,

que la estamos devolviendo
1 poco deconstruida
sin el permiso de nadie.

Disculpen no más sus majestades…
Bienvenids al nuevo imperio del sentido.

El mapa,

como está estando,
puede quedarse en nuestras manos y conciencias
de cabeza,
si nos da la gana.

La historia,
puede estarse iendo a…

…a dónde deba,
porque no tiene otro lugar a dónde ir.

Quién ya no va siendo occidental por definición
epistemológico-geográfica?

Tú!
Primavera de mi estando contigo.

Yo!
Que también
te estoy primaverando

desde adentro
con todas las ganas…

Nosotrs!
La persona correcta,

tú y tu yo interior con mi yo y mi tú interior:

“sintiendo,

estando,

siendo”,

en esta
noche de miel paracaída
rendida en mis brazos rendido en los tuyos,

que estamos muriendo 1 sola vez
todas las muchas veces que estamos muriendo…,

en esta
exaltante y maravillosa
balada romántica:

la síntesis.

De todas las estrellas!

Tú!

Dios tenía facebook

Se aburrió.

Somos

el incendio.
Llama despertando.

“Dejá que ls muerts chateen a sus muerts”

Estar conectad, no necesariamente es estarlo.

¿Qué estás pensando?
dice
el muro de los lamentos.

Yo digo:
Estoy pensando en qué tan alto es el muro.

Apaga el Wi-Fi
enciéndete.

El fuego:

Pulso reductor de la historia uni-
direccional

por última y por primera vez

a sus cenizas.

Afuera de la página azul
no existe:

el estado-actual-de-las-cosas,
el tiempo
ni
el miedo.

Dios tenía facebook