Partida

(pero también somos)

1 par de ojos Proustianos,

el escándalo antes

y el escándalo después.

Otro bostezo.

El no volver a cerrar los ojos.

La posibilidad.

El niño que vivió,

en esa noche tormentosa.

La cicatriz.

Donde comenzó todo.

Anuncios
Partida

Somos!

El pulso
de los oséanos.

Aguas infinitas.

Nuebs
asta ke nos dé la gana!

El salto kreatibo.

La rebolusión del lenguaje.
Su kontra-diksión

epistemo…?

ilójika!

Perfekts!

El museo del tiempo:

Las palabras i las kosas
kon las ke juega
el deber.
Ia no nos dibierten…

Los sijnifikantes disekados,

la deskonsentrasión de los sijnifikados,

 el rechaso
a la
desinformasión.

Somos
el desastre de oksidente,
1 día abandonaremos
la
demolisión
de esta espesie de latín
ekstinta.

Somos
el adiós a
la manera de kosmo-ber
en tiempos separados:
lo afuera,
i lo adentro.

Somos
kuántiks,
el gato de Schrödringer,
saltando de los brasos de Foucault.

Somos,
la enfermedad del sistema i el remedio.

Somos,
el desuso griego
de la psique.

Basta!

Se akabó.
En la no-trampa está la trampa.

Intuir-sentir-pensar-kreer.
Sí.
Desde adentro.
Punto.

Poder-kerer-aser-entender-balorar.
Punto.
Sí.

Somos,
la llubia de estrellas
asia
afuera!
El espíritu emergiendo de este largo sueño.

Somos,
la re-integrasión del, en realidad, ESTAMOS SIENDO, no del SER.

Las mismas botas kósmikas,
astronáutikas,
el 1er. paso superando el “tiempo”.

Somos,
la oportunidad
i
el onor.

Somos
el sentido.

(Kon mucho karajo!)

Somos!

Antifragilidad: La confluencia de las especies

Paradise on Coctel

Veo
1
par
de elefantes
allá…

confluyendo cerca del sol.
(Ké es eso?)

Mejor vamos allá…

Al huracán.

Estrellas de ñus en las pestañas.

La
estampida,

sinapsis pluriepicéntrica
subiendo
por la escala de Richter…

A la lluvia.

Cebras que se quitan las pijamas…
en las tardes a rayas.

A la teluria.

Leona.
León.

Azules,
de dientes y garras para adentro

de todos nuestros movimientos
felinos…

Deconstrucción,
(?)
cuando estamos en la sabana…

Jirafa para tu estepa…
Antílope para mi jirafa…

Azules,
entrando y dejándose entrar…
y saliendo.

Oasis.

Confluyen todas las especies.

Salvajes
que se
irreversan
en
cada ciclo
de la
naturaleza
.

Más cerca,
más cíclics,
más fuertes…

Antifragilidad: La confluencia de las especies

Irreversibilidad

1
vez

quemados los barcos,
bajads del tren,

líquidads
de la modernidad,

recuperadas
las ganas y las plumas

y el deseo de subirse al viento con todas las alas,

no hay patria que nos devuelva,
ni boleto de regreso,

es el viento que nos llama
desde lo profundo
del océano
interior.

Somos
incapaces
de
cerrar
el
pecho
y
guardar bajo llave
el
desinterés
.

Somos el cofre y el tesoro,
amigs del presente
pirata
que
nos ha reclamado de las garras de Leviatán.

La geografía
nueva,
la redefinición de las especies,
el no-salto-por-la-ventana porque no quiero…

Porque

todavía

es
posible

sostener sobre la punta de 1 alfiler
la

humanidad.

Irreversibilidad

Interés

Somos
la mejor arma

contra el desinterés.

Nunca pisó en el mundo
1
voluntad
tan
firme.

Somos

inderribables,

luchamos desde adentro
contra
el derrumbamiento de nosotrs misms.

No
nos resignamos
a la
estupidez.

Nos trajeron hasta aquí
sin querer…

…nos iremos de aquí
queriendo.

Con nuestra juventud desesperada y 1 furiosa indiferencia.

Cuando éramos ciegs,

necesitábamos que
nos dieran

viendo.

Ahora,
también sa-viendo

que
nos
necesitamos
a nosotrs
misms

para

sostener

el
mundo
que queremos seguir sosteniendo.

Nos
interesa

totalmente!

Ser.

Y dejar ser.

La libertad es tener las llaves…
La jaula es 1 problema
funcional.

La libertad no está afuera,
sino

en el poder

elegir
cuando estar dentro.

Estamos eligiendo!

Interés

Paradise

Con las estrellas

en la punta de
la lengua,

y mi voluntad en la terraza,

te extraño.

El Paradise es
todo
lo contrario,

es irse sanando

del desinterés,
del miedo,

es atreverse a ser
la persona correcta.

1
limpieza,
1
barrer
y no volver a hacerlo más

el lugar ya está
limpio.

Te quiero.

Lo que no quiero es enfrentar
la noche
solo.

(Crees que sí puedo?

Muriéndome claro,
y mordiéndome los labios,
apretando los puños
y retorciendo el alma
con mucha
tristeza,

mucha!

O sea, no puedo.)

Ya fui infeliz
cuando existía el tiempo,
lo necesario.

Ya no lo acepto.

Lo que sí acepto es la verdad:

El Paradise es 1 viaje para 2,
compañera…

Contigo es con quien realmente quiero cruzar la calle

o la vida.

Paradise