Planeta

Muerde la noche.

Constelaciones de perros,
ninguna sinfonía.

Ni 1 nube que haga ruido.

En cambio sí,
el frío de los autos.

El planeta llora,
tods se despiertan.

Se deshace el sueño hasta la cocina.

20 libros madrugados.

Al ángel
lo molesta
1 vaca.

(Dónde está?)

Ya no existe.

El planeta llora,
de nuevo.

Esta vez, también cataratas.

No se enojó mucho la cama.
No se enojó nadie.

Helado de estrellas,
solo risas.

Planeta

Deseo

—El deseo puede extinguirse?

(—Tienes idea de cuánta energía se necesita para extinguir mi deseo por ti?

No creas que es solo tu
cuerpo
lo
que
deseo
con furiosa
desesperación…

Te deseo
a ti,

sonriendo,

caminando hermosísima
por el bordecito amarillo de las veredas,

con tus zapatos azules
como tu alma,

regresándome a ver
con tus pestañas llenas de sueños
y tus ojos
llenos de mis ventanas…

a ti,

dándome tu mano
para cruzar la calle

…o la vida.)

—No, mi amor por ti no se extingue!

Deseo

Azul

Qué azul?
Verás…

Implícito?
No tanto.

Distinto.

Silencioso
?

En estas circunstancias no tengo defensa ni ataque,
…ni armadura que me ladre.

Caballero?
Sí.
Pero sin corcel.

Azul,
de príncipe postmoderno!
…en la ciudad del caos!

Azul oscuro?
o más bien
Negro,
llanto de luz transparente.

Azul pastel?
casi
Blanco,
de no poder desdecir
la nada
ni con las palabras ni sin ellas
y de querer decir
lo todo
en todos los lenguajes.

Azul grisáceo?
para sincerarse
pero con 1 espada en el cuello.

Cautel-oso
pardo,
presa del cazador:
el tiempo.
Mirando fijamente al cañón que me separa de tus ojos.

Azul,
que no me va importando el tono…
…con tal de jugarme la vida
y la muerte.

Azul!
de jurarte
“solemnemente
que mis intenciones no son buenas.”

Azul