Fading West: Love Alone Is Worth The Fight

Dejando Occidente: Solo El Amor Vale La Lucha

Estoy tratando de encontrar mi lugar,
buscando mi propio oasis.
Estoy tan cerca que puedo saborearlo:
el miedo que solo el amor puede borrar.

Estoy de vuelta a lo esencial.

Es momento de enfrentar esto,
momento de hacerme caso a mí mismo:

Solo el amor vale la lucha.

Nunca pensé que llegaría a acá,
y parece como si finalmente me estuviera sintiendo insensible.
Lo gracioso acerca de 1 nombre es
que olvidas cuál era la razón del porqué estabas nombrándolo…
Y todo es 1 ilusión,
1 institución del siglo 21.

Así que voy hacia el camino libre desconocido.

Para encontrar de qué estamos hechos
a través de la puerta abierta.
Es el miedo lo que temes?
…qué estás esperando?

Solo estamos aquí por 1 temporada.
buscando la rima y la razón.
Porqué naces? Porqué mueres?
A qué le temes? Y en qué crees?
Porqué estás viviendo y respirando?
Porqué estás luchando y obteniéndolo?

Aquí estamos, aquí vamos,
el camino es nuestro!
Nos está llamando a casa.

Anuncios
Vídeo

Ciclo

Recurrir,
re-ocurrir.

No por la paga.

Ser
es completamente gratuito
y está
libre de impuestos.

No nos existe el amor capital.

Ni por costumbre,
ni por rutina,

(demasiado ocupadas entorpeciéndose

a sí
mismas

para aportarle emoción
al viaje…)

Re-ocurrimos

con la libertad dentro y fuera.

La música

es

nuestra!

Re-ocurrimos
como el agua,
re-ciclándolo todo…

Re-refrescando
el “vive el chispeante mundo…”

Estamos
re-diciendo
todas las cosas

que todas las palabras
ya no están

diciendo.

Sí,
lo confieso
es “tan duro de vivir como exaltante”,
pero
sin deber,
sin temor,
sin tiempo,
sin prisa,
sin aburrimiento,

vamos aligerando el peso
de esta inlevedable soportad del ser.

Re-conocer
la fuerza
de la cascada interior,

el asombro
de la espuma sobre cada ola
cabalgando el corazón,

la belleza del aguacero
en la lluvia de tus manos.

Re-nacemos.

Re-decidimos
ir siendo.

No por la paga,

aunque sería bueno…

Pero el capital
se quedó sin fondos (y sin formas),
auto-sobregirado,

por imbécil!

Se ha declarado
en banca
rota,
en secreto.

No puede
pagar
ni a-pagar
la

Re-evolución de las especies.

Ciclo

Deseo

—El deseo puede extinguirse?

(—Tienes idea de cuánta energía se necesita para extinguir mi deseo por ti?

Te deseo
a ti,

sonriendo,

caminando hermosísima
por el bordecito amarillo de las veredas,

con tus zapatos azules,
con tu alma;

regresándome a ver
desde tus pestañas llenas de misterio,
con tus ojos,
con tu posibilidad infinita…

a ti,

dándome tu mano
para cruzar la calle

…o la vida.)

—Mi amor por ti no se extinguirá jamás!

Deseo

Tú!

Hacia la postoccidentalidad señalan
los vientos,

allá estamos iendo
con el Paradise
en el pulso:

nuestro ritmo.

Al nuevo sur,
a la inmortalidad,
a la existencia,
al lugar.

Al huracán.

A los terremotos.

A la confluencia,
a la colisión de los espíritus
con nosotrs misms,
amantes de nosotrs misms.

Al agua sedienta de todos los
azules y los
rojos:

a los profundos, los corazones;

a los hiperoceánicos, a la electricidad fluyendo a través de nuestras soul sisters;
y a la ola
que busca en la playa,

la resurrección.

Al nuevo sur,

a la libertad que también se va pintando en las paredes…

a 1 exaltación.

Contra el miedo,
rebatido con rebeldía
cada vez que el sol se levanta.

Contra el deber,
con el cinismo anti-patético más tierno,

y la desobediencia anti-capital
más sin-vergüenza
y honesta.

Contra el tiempo,
ese que “corre
porque es 1 cobarde”.

Contra el lenguaje
y la contracontracultura,
que son prestads.

y devolvemos
1 poco deconstruids
sin el permiso de nadie.

Disculpen sus majestades…
Bienvenids al no-imperio.

El mapa,

como está estando,
puede quedarse en nuestras manos y conciencias
cabeza abajo,
si nos da la gana.

La historia,

puede estarse iendo al carajo.

…o a dónde deba irse,
si tiene otro lugar.

Des-occidental

por definición
epistemológico-geográfica:

Tú!
Primavera de mi estando contigo.

Yo!
Primaverándote.

Nosotrs!
1 persona correcta,

tú y tu yo interior con mi yo y mi tú interior,

en esta
noche de miel paracaída
rendida en mis brazos, rendido en los tuyos,

muriendo 1 vez
todas las muchas veces que estamos muriendo…,

en esta
exaltante y maravillosa
balada romántica:

la síntesis.

De todas las estrellas!

Tú!